Opinión
Por Paco March 24 de agosto del 2013 - 10:47

De críticos y presidentes

Agosto en plenitud taurina (más o menos). Bilbao, Málaga, Almería (Cuenca espera), festejos aquí y allá, sorteando los derrotes de una crisis de nunca acabar.

La corrida de toros se explica en el ruedo y, luego, otros la explican en la red y los papeles: son los críticos y/o informadores. Antes que ellos, junto al público (soberano, dicen) hay un individuo, a menudo malencarado y con aire de suficiencia, como a disgusto, instalado en el palco presidencial de la plaza de turno, sin otro cometido que velar por el reglamento y atender a la voluntad popular, ya sea en forma de protestas por la variada casuística del festejo como en su expresión, pañuelo en mano, solicitando trofeos. ¡Já!

Al gremio de la crítica/información taurina estoy inscrito y, por ello, asumo mi parte alícuota de lo que a continuación escribo.

No se trata de glorificar a los tenidos como más grandes en tal menester (algunos, también, con claroscuros) pero, a día de hoy, se echa de menos mayor rigor y menos venalidades, por no mencionar palabras soeces utilizadas como norma de estilo (sic) y, casi siempre, un insoportable hedor a posesión de verdades absolutas.

En la prensa nacional que (aún) mantiene las crónicas de las ferias más relevantes, prevalece la descalificación sistemática de las llamadas figuras y, aún más, de los toreros mediáticos, así como de las ganaderías que habitualmente se anuncian con ellos,  mientras se entroniza a los de menor rango en el escalafón (que, rápidamente, pasarán al lado oscuro en cuanto sumen contratos y categoría).

Que en la Feria de Bilbao, Enrique Ponce haya roto (en dos tardes para enmarcar) ese diabólico esquema, no reescribe –a mi juicio- la norma. Y, en cuanto a la disparidad en el ojo escrutador, el (pen)último ejemplo es del jueves mismo, con la corrida de Málaga, en la que, según El Mundo, hubo grandes y positivas sorpresas y, aquí mismo, en este portal, un  compañero y amigo recurre a la ironía para cargarse a los toreros.

Pero hay algo que, personalmente, me incomoda más: el recurso al estrambote, la palabra faltona, el taco, el insulto, como norma, sello, marca de fábrica, identificación del autor. No voy a reproducirlas aquí (sería una traición a mí mismo) pero es larga la retahíla de ellos que salpican ¡qué digo salpican, ensucian! determinadas crónicas que parecen buscar  epatar al lector a falta de mayores méritos. Recurso estilístico, sí, pero no necesariamente plausible. Aunque, ya digo, lejos de mí intención enmendar la plana a nadie, aunque discrepe. Y mucho.

Lo de los presidentes es harina de otro costal aunque, a la postre, en el mismo saco de arbitrariedades llamativas.

Si en Las Ventas, el usía de turno, le birló el último domingo el triunfo a un novillero que (cuentan) se lo ganó a pulso, el de Bilbao (de cuyo nombre me acuerdo pero no cito para no engordar su ego) suma méritos, tarde a tarde, para encabezar el escalafón de individuos endomingados, parapetados tras un palco y una bandera, que convierten su obligación en capricho, la justicia en chulería.

No se trata (que también) de un despojo de más o de menos, se trata, pura y simplemente, de equidad, conocimiento, sensibilidad, respeto... Vamos , aquello para lo que se supone está allí.

En Bilbao, en ese palco que queriendo ser serio produce risa, estuvo hace más de dos décadas un policía innombrable que, sin embargo, está reconocido como presidente justo, ecuánime con la voluntad popular. Lo que son las cosas, ahora, un presidente civil, algo que –casi-todos- hemos reclamado durante tiempo, hace de su capa un sayo, de su poder, dictadura y se cisca en el pueblo, el toreo y el torero.

Definitivamente, el mundo (taurino y el otro), al revés.

 

*Burladero.com no se hace responsable de las opiniones personales vertidas por los colaboradores del portal.

Apartado de Correos 262
CP: 37080 (Salamanca)
Email: redaccion@burladero.com
Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Tel. Administración: 911 412 917 ext.2
Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.com
Powered by