Inicio
Por Víctor Soria / Bilbao 24 de agosto del 2013 - 21:17
BILBAO.- Crónica

Firmeza y valor

Se esperaba mucho del cartel de esta tarde. Tres toreros del gusto de la afición y una ganadería que prometía emociones fuertes. Todo resultó como el inestable tiempo, tan pronto llovía como de repente salía el sol. No hay un detonante específico que haga romper la tarde hacia un lado u otro. La devolución de tres toros deslució el espectáculo, pero si buscamos detalles positivos también los encontramos. Por ejemplo: el gran tercero con un pitón izquierdo extraordinario de verdad, la faena de Alberto Aguilar al sobrero de El Puerto de San Lorenzo, el tercio de varas de Tito Sandoval ante el bravo cuarto o la firmeza de un David Mora que no levanta el pie del acelerador.

Sólo una oreja para Alberto Aguilar, el menudo torero madrileño que se crece en la adversidad. Le habían devuelto el primero de su lote y decidió correr turno. Pañuelo verde para otros dos toros más para quedarse a solas con un imponente astado de El Puerto de San Lorenzo de casi 700 kilos, hoy sí tuvo levedad a la hora de utilizar el pañuelo el ínclito Matías. Sorprendentemente de muy buena condición, queriendo meter la cara abajo, pero claro, resultaba muy difícil mover con armonía semejante armario. Lo lidió bien con el capote de salida y la pelea en varas con Juan Carlos Sánchez fue para recordar, con un burel casi a la altura del equino. Aguantó con valentía los dos topetazos. Brindó al público por segunda vez y tomó la decisión de sacarlo a los medios y darle distancia, siempre con el pecho por delante. Ni corto ni perezoso, agarró la pañosa con la izquierda sin probaturas. Coraje y decisión para firmar naturales de perfecto trazo. Ayudado muchas veces con el simulado para conseguir una mayor fijeza, echando la pierna hacia adelante sin importale los bufidos de semejante bestia parda. Asentadas las zapatillas también para torear con la diestra. Se fue rajando el de Lorenzo Fraile y el trasteo se tornó en épico. Pegadito a las tablas, firmó varios muletazos de categoría suprema. Confiado en sus posibilidades y con un toreo afianzado, le pegó dos circulares templados. No se puede estar mejor. Demostración absoluta de cómo hacer la suerte suprema, estocada perfecta de ejecución en todo lo alto. Oreja de peso.

El primero de su lote fue devuelto por falta de fuerzas. En su lugar salió Cala Poco, el mejor toro de la corrida con diferencia. Humillando siempre, con mucha calidad, casta y nobleza por el pitón izquierdo. Lo entendió rápido Alberto Aguilar, ya con el capote, llevándolo al caballo con un acompasado galleo por chicuelinas. Hubo emoción por parte de ambos, uno arrastrando el morro y el otro la muleta. Faena de altura que exigía mucho temple. Manejó bien las distancias y pulseó a la perfección. El lisardo exigía y el torero sacó raza para no dejarse amilanar en su presentación. Firmeza con la derecha, aguantado una embestida algo más descompuesta. Final por gustosos ayudados por alto. Perdió la oreja con la espada, imaginen si Aguilar hubiera matado bien. Estaríamos hablando de un triunfo rotundo, de ley.

David Mora regresaba a Vista Alegre tras las buenas sensaciones de temporadas anteriores. No defraudó, acudió siempre a su turno de quites dejando patente un valor seco. El público no captó del todo el esfuerzo del madrileño en la faena del sexto. Estuvo sensacional con Cara Blanquito, en primer lugar interpretando cinco templadas verónicas con la suerte cargada y el mentón pegado al pecho. La rareza con la que se estaba desarrollando la tarde influyó negativamente en el tendido. Pintureros ayudados por alto al inicio, bellísimos de verdad. Tibias palmas donde debió haber una gran ovación. Desigual y corta embestida por el izquierdo, aunque noble, para conseguir una serie ligada al natural con profundidad. Clavó las zapatillas en la arena y buscó las cosquillas al de Adelaida. Lo logró con muletazos sueltos, no hubo manera de ligar. Sin moverse, entre los pitones, se jugó los muslos con un circular enorme. Aquello no rompía hacia adelante a pesar de los esfuerzos del torero. Buena versión de David Mora en una plaza de primera una vez más. Los taurinos de turno siguen apartando del camino a este torero y no le queda otra que estar así todas las tardes para reivindicarse. Mató de estocada y escuchó palmas.

Poca fijeza tuvo el tercero de la tarde en los capotes. Par de valor de Victor Manuel Martínez. Le faltó a Fumado romper hacia adelante. David salió pausado, relajado, asentado y cruzado dispuesto a todo. Enseguida se apagó el animal, una pena porque tenía nobleza. No pudo sujetarlo en los medios y la mejor serie llegó al final, con la diestra, ya con la de verdad en la mano. No funcionó la espada. Silencio.

Javier Castaño no tuvo su tarde en Bilbao. Al primero no se le hicieron las cosas bien desde el principio. Se le pegó bastante en el caballo, derribó al equino y en esas le pegaron mil capotazos que no beneficiaron en absoluto. Saludaron en banderillas David Adalid y Fernando Sánchez. El toro echó el freno cuando llegó a la muleta. Pareció desplazarse mejor por el izquierdo pero resultó un espejismo, quedándose a medio viaje. Arrimón de Castaño, que no pudo hacer más. Media estocada y descabello. Silencio.

Forzudo ofreció mejores sensaciones de salida. Bien con el capote el mayor de los Castaño. Gran espectáculo a caballo protagonizado por Tito Sandoval que materializó tres puyazos de magnífica ejecución y perfecta colocación. Gustó en el tendido cómo toreaba a caballo dando el pecho y clavaba en el sitio. Lo puso largo el matador para lucir más la suerte. Se desmonteraron de nuevo Adalid y Sánchez, esta vez junto a Marco Galán uno de los tres mejores lidiadores de la actualidad. Dos series con la derecha para arrancar. El toro, a media altura, tenía virtudes para romper hacia adelante. Quizá faltó cambiar los terrenos para ver si podía hacerse real. Nobleza, casta y fijeza pero faltó recorrido. Una lástima que a mitad de la faena se lastimara la mano. Justo cuando Javier cogió la izquierda y empezaba a dominar al natural. Tampoco funcionó la tizona en esta ocasión. Silencio.

Cierran mañana las Corridas Generales con una corrida de toros de Victorino Martín para Antonio Ferrera, El Cid y Diego Urdiales. Esperamos que sea un broche de oro.

FICHA

Plaza de Toros de Vista Alegre. Octava de las Corridas Generales. Menos de media entrada en tarde desapacible. Toros de Adelaida Rodríguez (5º bis) y dos sobreros de El Puerto de San Lorenzo desiguales de presentacióny juego para

Javier Castaño: silencio en ambos

Alberto Aguilar: ovación tras aviso y oreja

David Mora: silencio y palmas

Noticias Relacionadas
Más Información
Apartado de Correos 262
CP: 37080 (Salamanca)
Email: redaccion@burladero.com
Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Tel. Administración: 911 412 917 ext.2
Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.com
Powered by