Inicio
Por Álvaro Acevedo 23 de agosto del 2013 - 21:50
MÁLAGA. CRÓNICA

Vence Ferrera

Venció a los puntos Ferrera y tampoco creo que el azar le regalara nada. De hecho su primer toro fue peligroso, y el cuarto, el del triunfo, bravo y con temperamento: o sea, que no se toreaba sólo. Al malo lo lanceó bien a la verónica, como él sabe hacerlo cuando quiere, con naturalidad, y con la muleta arriesgó hasta el límite de lo razonable. Quedaba otro, el bravo, al que le formó el taco en banderillas y le plantó cara muleta en mano. Antonio se puso muy de verdad y realizó una faena seria, sin monerías que, en cualquier caso, el toro no iba a admitir de ninguna de las maneras. Hubo series con ambas manos algo desiguales pero muy intensas, y con muletazos muy puros y remates de pecho a la hombrera contraria. La estocada, haciéndolo todo él, fue soberbia, y la oreja, cobrada con mucha fuerza.

Ferrera acabó feliz pero El Juli quizá le dé algunas vueltas a la tarde de hoy. Le tocaron dos toros con mucha clase, pero por unas u otras cosas, se marchó de vacío. Sinceramente, creo que erró en la manera de torear a su primero, que era de dulce y demandaba más tacto. Pero a Julián, cuando vio cómo hacía el avión el de Victoriano, se le enrojecieron los ojos y le pegó dos tandas arrastrando la muleta que lo crujió: para bien y para mal. El animal se afligió claramente y dejó de repetir, así que la faena tuvo buen tono pero no se disparó. Y con la espada empeoraron las cosas. Lo del quinto no fue su culpa. Lo había toreado muy bien con el capote, ganando terreno hacia los medios, y le había engarzado cuatro y dos de pecho ligados soberbios, pero el toro cantó la gallina y huyó a tablas. Creyendo que el toro era de lío gordo, el chasco general no fue chico.

Acerca de Manzanares no tengo buenas noticias. Su primero fue deslucido pero él no estuvo a la altura mínima exigible en un torero de su experiencia y poderío. Y al sexto, que repitió faltándole recorrido y sobrándole humillación y brío, fue incapaz de dominarlo en una faena voluntariosa y destemplada en la que el toro siempre fue el amo. El mitin con espada y descabello fue notorio, y aquello no acabó como el rosario de la aurora de puro milagro.

 

Ficha del festejo:

Plaza de toros de La Malagueta. Prácticamente lleno. 6 toros de Victoriano del Río, de impecable presencia. 1º, bronco; 2º, con clase; 3º, deslucido; 4º, bravo; 5º, rajado; y 6º, con movilidad y duro de patas.

Antonio Ferrera, ovación y oreja con petición de otra.

El Juli, ovación y palmas.

José Mari Manzanares, silencio y pitos de despedida tras dos avisos.

Noticias Relacionadas
Apartado de Correos 262
CP: 37080 (Salamanca)
Email: redaccion@burladero.com
Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Tel. Administración: 911 412 917 ext.2
Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.com
Powered by