Inicio
Por Víctor Soria / Burladero.com 22 de agosto del 2013 - 20:36
BILBAO.- Crónica

Un pésimo aficionado

Dice mi paisano Santiago Martín "El Viti", y algo sabe de este negocio, que lo mejor que le puede pasar a un torero es tener en el palco a un buen aficionado. Iván Fandiño no ha tenido suerte en la tarde de hoy, porque el venerado Matías se ha tranformado en un antitaurino más. Así, con todas las letras. Un hombre que ha ido en contra de los intereses de la tauromaquia al negar una segunda oreja al de Orduña después de protagonizar una faena cargada de emoción y verdad, para colmo, rematada con un estoconazo. Los que presumían de la seriedad de un presidente que estaba por encima del bien y del mal no tienen más remedio que recular al darse cuenta de las tremendas injusticias cometidas desde el palco en Vista Alegre. Por suerte, cada vez le quedan menos palmeros al señor González. Negó las dos a Ponce, a Pablo Hermoso y a Fandiño para conceder dos más que dudosas a El Juli, así está el patio.

Juan del Álamo se presentaba en Bilbao como matador de toros y las sensaciones son más que positivas. No era nada fácil salir después del jabato Fandiño y solventó la papeleta echando la pierna hacia adelante y aguantando las embestidas de un bravo ejemplar de Jandilla que venía siempre en línea recta. Tragó lo suyo en cada envite y templó por abajo dejando la muleta plana puesta en la cara, demostrando que sabe hacer las cosas muy bien. Lo de Madrid y Pamplona no fue flor de un día, llegar a las plazas de responsabilidad y dar la cara como la está dando sólo quiere decir una cosa: hay torero para rato.

Juan José Padilla toreaba en una de sus plazas fetiche. No tuvo suerte con el lote. Un primer toro que desarrolló mucho sentido y, por lo tanto, peligro por ambos pitones. No pudo darle ni un muletazo, reponía y se metía siempre por debajo, una prenda. Lo mejor llegó con el capote, larga cambiada de rodillas para recibirlo y unas acompasadas chicuelinas en los medios. Tampoco hubo acierto con la espada. Al segundo de su lote le pegaron bastante en el caballo. Molestaba el aire en exceso para torear con el percal, detonante esencial de la tarde para la terna. La mayor ovación llegó con el tercio de banderillas protagonizado por el jerezano. De embestida más sosa que los dos anteriores, sin transmisión y corto por el izquierdo. No sirvió para llegar al tendido. Tuvo que hacer uso del descabello tras la estocada. Cariñosas palmas de despedida para uno de sus toreros.

La faena de Iván Fandiño a Cachero será recordada por los aficionados bilbaínos durante mucho tiempo. Sin lugar a dudas, una de las mejores de la temporada. Salió con muchos pies el de Jandilla y el aire impidió el lucimiento con el capote. Se le castigó lo justo para cuidarlo al máximo. Incluso, en Bilbao se ha instaurado la moda de ovacionar a los picadores que no pican, ver para creer. Quite por delantales deslucido por el viento. El inicio a pies juntos en la boca de riego con dos pases cambiados por la espalda fue el mejor aperitivo del suculento menú. Empezaba a vibrar el tendido con su torero. Aguantaba firme, citando de lejos a un toro que venía como un tren. Lo fue metiendo en la muleta con firmeza, pasándoselo muy cerca y llevándolo largo. Se transmitía el riesgo a los de arriba en cada muletazo y todo porque lo realiza con verdad, jugándose los muslos para que le roce el traje de luces. Con la izquierda le pudo a base de ayudarse con el estoque simulado, muy despacio y llevando largo el viaje. Importante serie con la mano derecha, el toro haciendo el avión con casta y bravura y el torero asentado, mandando y llegando. Hubo en el ruedo una perfecta conjunción entre ambos, el alma desgarrada de uno y otro. Nada fácil meter en la canasta al exigente jandilla, oficio destinado a los que quieren llegar a ser figuras del toreo. Fandiño ya lo es. Final por molinetes muy toreros y estoconazo. Cae sin puntilla en cuestión de segundos. El tendido entregado y pañuelos por doquier para pedir las orejas. Sólo a uno no le dio la gana de cumplir con su deber, el de impartir justicia. Vergonzosa y lamentable actuación de Matías González.

Una oreja de ley cortó Juan del Álamo al primero de su lote. Algunos se quejaban del peso de una y otra pero nadie tiene la culpa de la incompetencia del de arriba. Lo de su colega era de dos, pero el salmantino mereció la oreja sin duda. Hubo emoción en el trasteo de principio a fin. Otro toro extraordinario toro de Jandilla al que le faltó chispa para ir a más en el transcurso de la faena. Aprovechó a la perfección las mejores embestidas cuando agarró la muleta con la mano derecha y se plantó firme en los medios. Rompieron hacia adelante toro y torero. Uno haciendo las cosas por abajo con bravura y otro cumpliendo con las leyes de la tauromaquia. Se lo pasó por la bragueta con mucho temple. El animal, con mucha chispa, movilidad y prontitud desarrollaba ese peligro que da importancia a la situación. Tragó como el que más el salmantino y el aficionado lo agradeció. Se abría mucho por el izquierdo y llegó algún natural de bello trazo, pero sin ligazón. El final de faena hizo que todo quedara arriba. Estocada caída y oreja de ley en una de esas plazas que suele respetar a los toreros de cara a la próxima temporada. Le funciona la cabeza como al que más y tiene valor para hacer cien toreros.

Las faenas del quinto y sexto tuvieron un denominador común: quisieron más los toreros y los toros no acabaron de romper. Lo intentaron, ambos, por la heróica con dos arrimones que le valieron el reconocimiento de la plaza al completo. Hoy sí fue una tarde cargada de emociones, de buen toreo y bravura. Así se hace afición: el que fue, repite. Mañana nos espera un mano a mano con las espadas en todo lo alto. El momento de Perera y Fandiño es inmejorable, con ese picante especial que da la rivalidad. Esperemos que la corrida de Fuente Ymbro no lleve al traste toda la expectación que está generando este cartel. Un verdadero mano a mano entre dos de los mejores del escalafón actual. Esperamos la plaza llena en un combate no apto para cardiacos.

FICHA

Plaza de Toros de Vista Alegre. Sexta de las Corridas Generales. Más de media plaza en tarde fría y con viento. Toros de Jandilla bien presentados y de buen juego en líneas generales para:

Juan José Padilla: silencio en ambos

Iván Fandiño: oreja con fuerte petición de la segunda y ovación

Juan del Álamo: oreja y ovación

Noticias Relacionadas
Más Información
Apartado de Correos 262
CP: 37080 (Salamanca)
Email: redaccion@burladero.com
Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Tel. Administración: 911 412 917 ext.2
Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.com
Powered by