Inicio
Por Víctor Soria 20 de agosto del 2013 - 21:19
BILBAO.- Crónica

Se veía venir

Dos grandes pares de banderillas de Juan José Trujillo al sexto toro de la tarde, interpretando la suerte con torería y verdad, asomándose al balcón de un imponente toro de El Pilar, fueron lo mejor de un tedioso mano a mano entre dos toreros que han dejado clara la escasa competencia que existe entre ellos dentro de los ruedos. Se vio claro en la forma de encauzar la tarde, ni un sólo quite hasta el quinto, por "originales" chicuelinas, protagonizado por El Juli. Sin réplica, por supuesto, no vaya a ser que se calentase el ambiente y el aficionado pidiera más. No funcionó el invento en Valencia, en Huelva resultó un auténtico atropello total y absoluto contra los intereses de la fiesta y hoy han querido volver a demostrar su nula capacidad para sacar una tarde adelante. Poco, muy poco que contar, nada más que el público salió muy decepcionado de Vista Alegre y despidió a los dos toreros con una sonora bronca. Sobre todo a José María Manzanares que sigue en su particular travesía por el desierto. Anunciado en las ferias sin decir absolutamente nada. Y eso, para un torero de su clase, es decir mucho. O muy poco, según se mire.

Para abrir boca, tres cuartos de entrada, aspecto que indica el escaso interés con que el aficionado se ha tomado el acontecimiento. El sacarse de la manga estos carteles ha ayudado a este tipo de toreros a mantener el caché de temporadas anteriores. Es decir, se reducen gastos, y pueden seguir cobrando lo mismo de siempre. A ojo, el único sentido lógico que se le ve. Por cierto, una razón que al aficionado le trae sin cuidado.

Tampoco llegó a funcionar como nos tiene acostumbrados la corrida de El Pilar. Bueno el primero y alguno más con posibilidades de poder cortar una oreja si hubiera existido mando y capacidad para entenderlos. Guajiro y Sombrero no han tenido dignos sucesores entre los seis lidiados en el día de hoy. Una pena porque Moisés Fraile tiene a Bilbao un cariño muy especial. Aquí debutó como ganadero con una novillada a la que José Ignacio Sánchez, tremendo torero salmantino con una mano izquierda de ensueño, cortó una oreja. Las grandes ferias pesan y esta ganadería, que ha pisado este año cosos de responsabilidad como Sevilla, Pamplona y Bilbao, tiene crédito para seguir trabajando en la misma línea.

No hay mucho más que decir. Aburrimiento absoluto, muchas ganas de bostezar y dar gracias por las efectivas estocadas. Destacar, si cabe, la faena de El Juli a Resistillo en la que estuvo muy bien con el capote templando las acometidas de un toro que mostraba virtudes. Media verónica en la boca de riego y palmas para el torero de la casa. Dos buenos pares de Miguel Martín precedieron a una faena de más a menos. Se empeñó Julián por el izquierdo cuando el astado brindaba sus mejores embestidas por el derecho. De hecho, hubo dos tandas de importancia y peso con la diestra, con el animal arrastrando el morro por el suelo. Tuvo mucha calidad y nobleza pero le faltó ir a más. Todo el trasteo realizado en los medios, donde embisten los toros bravos. Poder y mando ante un toro de buena nota. Estocada saliéndose de la suerte como acostumbra el de Velilla, consiguiendo, cada vez, hacer más antiestética la ejecución.

No hubo entendimiento entre Manzanares y Campeador. Un toro alto de agujas al que le achacaban falta de trapío para esta plaza. No hubo nada con el capote, ni siquiera el detalle de ponerlo en suerte para el caballo. El comienzo de faena evidenció desgana por parte del torero. Faltó enrabietarse, echar los vuelos por abajo e intentar sacar eso que les sale de dentro a los toros del menor de los Fraile. Despegadísimo y siempre citando con el pico de la muleta, ya no se preocupa ni de hacerlo bonito. El animal le venía con la cara suelta, por arriba, por falta de mando. Leves pitos desde el tendido y, es que, el cabreo empezó en el segundo para ir aumentando toro a toro.

Las demás faenas fueron más de lo mismo, sin alma. Todavía queda otro mano a mano entre estos dos toreros; será en Nîmes y esperemos que sea el de la redención. Todo era poco después de la emoción vivida en el día de ayer con una exigente corrida de Garcigrande y Domingo Hernández en la que hubo dos toreros sobresalientes al 100%. Parece mentira que uno de ellos haya repetido hoy en el cartel. Mañana más y, a poco, mejor.

FICHA DE LA CORRIDA:

Plaza de Toros de Vista Alegre. Cuarta de las Corridas Generales. Tres cuartos de entrada en tarde agradable. Toros de El Pilar desiguales de presentación y juego para

Julián López "El Juli": ovación, silencio y silencio

José María Manzanares: palmas, silencio y pitos

Sobresaliente: David Salieri

Saludó Juan José Trujillo tras parear al sexto.

Noticias Relacionadas
Más Información
Apartado de Correos 262
CP: 37080 (Salamanca)
Email: redaccion@burladero.com
Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Tel. Administración: 911 412 917 ext.2
Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.com
Powered by