Inicio
Por Álvaro Acevedo 19 de agosto del 2013 - 21:24
MÁLAGA, CRÓNICA

Este lunes marrón

La tarde, para qué vamos a andarnos con milongas, no hubo por dónde cogerla y el comportamiento de los seis ejemplares de Fuente Ymbro me dejó escamado. Porque los hubo nobles en la muleta, y también difíciles; y los hubo mansos y bravos en el caballo. Sin embargo todos se vinieron abajo más pronto que tarde, sin querer acometer, escarbando, poniéndose a la defensiva, abriendo la boca... No hace falta ser un lince para atisbar en esta coincidencia un flagrante problema de manejo, aunque tengan por seguro que, no yo, sino los que de verdad saben de esto, aludirán a esa coletilla de la casta, que por lo visto aparece y desaparece de un día para otro en las ganaderías.

El caso es que Salvador Vega sólo pudo torear, muy bien por cierto, con el capote. Que Iván Fandiño pareció remontar en el quinto porque se lo dejó venir de lejos, desde los medios, para dibujar dos series ligadas y limpias en redondo, aprovechando la alegría del toro, alegría que duró eso: diez pases. Y que Daniel Luque, como la decisión siempre da sus frutos, casi le arranca la oreja a su primero por una faena de garra y coraje. El presidente se puso durillo y, por tanto, ni el sevillano pudo maquillar este lunes marrón. Ricardo Gallardo, ese ganadero sometido a un permanente examen, tiene trabajo por delante.

Ficha del festejo

Málaga. Un tercio de entrada. 6 toros de Fuente Ymbro, desiguales de presencia y muy deslucidos.

Salvador Vega, silencio y silencio.

Iván Fandiño, silencio y silencio.

Daniel Luque, vuelta tras petición y palmas de despedida.

Saludó en banderillas Víctor Nieto.

Noticias Relacionadas
Apartado de Correos 262
CP: 37080 (Salamanca)
Email: redaccion@burladero.com
Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Tel. Administración: 911 412 917 ext.2
Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.com
Powered by