Inicio
Por Víctor Soria / Burladero.com 19 de agosto del 2013 - 20:33
BILBAO.- Crónica

No va más

Entrega total de Enrique Ponce en el cuarto toro de la tarde. No se puede empezar de otra manera la crónica en un día como hoy. Magistral, soberbia faena de un torero asentado que fue capaz de interpretar el toreo como sólo lo sueñan los mortales. Zapatillas sepultadas en la oscura arena de Vista Alegre para recetar naturales a cámara lenta. Un toro que se vino arriba a partir del tercio de banderillas. Ponce lo vio con claridad y brindó al público para comenzar templando desde la primera tanda a media altura, ayudando al toro para que su voluntad fuera el romper hacia adelante. El matador con la cabeza despejada y el animal sacando de dentro esas virtudes que son complices necesarias de las faenas grandes. Disfrutó el valenciano una vez más en esta plaza, su plaza, toreando com sentimiento. Trasteo de torero reposado, con la hondura y madurez necesarias para firmar muletazos de otra época trasladados al presente. Treinta y uno de Domingo Hernández fue el aliado perfecto para llevar a cabo una de esas tardes que no se olvidan facilmente. Por la importancia del lugar en el que se desarrollan y la categoría que dan a la historia del toreo. Imperiales remates de las series con cambios de mano interminables y trinchezados que hacían temblar los marcapasos de los más longevos. Final apoteósico en redondo, poncina incluída, y el aficionado roto por dentro a sabiendas de haber presenciado un espectáculo único. Estocada desprendida y sonó un aviso momentos antes de caer. Poco importaban las orejas pero Matías no estuvo acertado. Debió haber concedido dos orejas como dos soles, más aún, después de otorgar dos a El Juli por la faena anterior. Pero esa es otra película, de las malas, de las que no interesan. En la memoria de los presentes quedará esa faena para siempre. Y lo dice uno que nunca fue mucho de Ponce y hoy se ha tenido que rendir a la evidencia.

Con su primero no hubo posibilidad alguna de triunfo. Ni siquiera Ponce fue capaz de sacar un muletazo de mérito. Flojo, descastado y con poca fuerza. El garbanzo negro de la tarde, por suerte, salió el primero.

Bueno fue el cuarto, pero también de nota segundo y tercero. Al primero de ellos le cortó El Juli dos orejas con un público entregado. No anduvo con probaturas y pronto le enjaretó una serie de verónicas con mando y poder. Palmas para Salvador Núñez por un correcto quite de varas. Poderoso fue el par de banderillas en la cara del toro de Emilio Fernández, tercero de la cuadrilla. Primera serie fijando por abajo y ya empezaba a responder con categoría Violín, de Domingo Hernández. Serie de tres y el de pecho para empezar a calentar motores antes de coger la pañosa con la mano izquierda. Lo citó muy de lejos y desarrollaba un molesto tornillazo a la salida del muletazo. No paró Julián hasta conseguir una serie limpia. El lío gordo fue por el derecho, lo llevo muy largo y el animal destacó por su fijeza, recorrido, protitud, transmisión y nobleza. Circulares invertidos y el tendido se vino abajo. Estocada algo desprendida en todo lo alto, tremendo caponazo. Dos orejas que quizá fueron exageradas. Incluso antes de negar la segunda a Ponce.

Con el segundo de su lote vimos la enorme capacidad del torero en estado puro. El madrileño aprovechó las embestidas de Droguero, esta vez con el hierro de Garcigrande, y supo aguantarlo en los medios para tragar y sacar lo mejor de él. Como la cabeza de El Juli funciona como un reloj suizo, rápido fijó su embestida por abajo y lo sacó a los medios. Bajó la presentación con este astado al que tocaron las palmas de salida como muestra de desagrado. Se olvidó después cuando el matador bajó la mano hasta los infiernos y el burel hacía el avión. Trasteo con el mando por bandera hasta que se rajó definitivamente y buscó tablas de forma desesperada. Un pero de importancia: excesivamente despegado. Se le acabó el gas, pero el torero lo exprimió al máximo. Pinchazo y estocada tendida. Gran ovación.

Alejandro Talavante gustó en el primero de su lote. Otro excelente de Garcigrande de nombre Andaluz. Faltó pisar el acelerador al máximo para sacar a flote todo lo que llevaba dentro. Sobre todo por ese pitón izquierdo con el que asistimos a una faena con demasiados altibajos. Abrió la función con unas verónicas con las manos muy bajas, muy templadas, ayundado al animal. No se le notó en absoluto requeante del cólico nefrítico que le impidió hacer el paseíllo en El Puerto de Santa María. Bromas aparte, el inicio por estatuarios fue emocionante de verdad. Pase cambiado por la espalda y... manos a la obra. Protestaba un poco al principio al final del muletazo, pero vimos naturales de categoría especial a los que le faltó continuidad. Firme y dispuesto el extremeño, gustándose y disfrutando de vestirse de luces en Bilbao. Los toreros sacan lo mejor de sí mismos en esta ferias en las que se contagia la grandeza en el ruedo. No fue fácil estar en la cara de un toro con mucha movilidad, exigente. Final por manoletinas. Pinchazo, estocada contraria y descabello. Importante vuelta al ruedo.

Sin llegar a ser malo, el sexto fue uno de esos toros a los que le resulta complicado romper. Ni a bueno, ni todo lo contrario.Tenía mucho temple y nobleza pero le faltó recorrido para terminar de acoplarse con Talavante. Hizo un esfuerzo el torero, pero le costó moverse al de Domingo Hernández. Mal con la espada.

Hoy ha sido una de esas tardes importantes de la temporada. Gran corrida de toros de la ganadería salmantina propiedad de Justo Hernández y tremenda dimensión de un torero que se transforma en este santuario del toreo. Enrique Ponce firmó el toreo con mayúsculas, por diferente, por rotundo, por maestro. Salimos felices, con ganas de volver, y eso es lo realmente importante.

FICHA

Plaza de Toros de Vistalegre. Tercera de abono. Tres cuartos de plaza en tarde agradable. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández de presentación desigual y muy buen juego (2, 3 y 4)

Enrique Ponce: silencio y oreja con fuerte petición

El Juli: dos orejas y ovación

Alejandro Talavante: vuelta al ruedo y silencio

Noticias Relacionadas
Más Información
Apartado de Correos 262
CP: 37080 (Salamanca)
Email: redaccion@burladero.com
Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Tel. Administración: 911 412 917 ext.2
Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.com
Powered by