Inicio
Por Rafa Navarro 24 de mayo del 2013 - 21:46
CRÓNICA- 15ª de SAN ISIDRO

Tarde de necesidades


TALAVANTE, DE MADRID AL CIELO by Burladero.com

Qué sensación más buena siente uno cuando sale satisfecho de ver o hacer arte.

Satisfacción de Talavante por cortar dos orejas y conseguir la primera Puerta Grande, de toreros a pie, de este San Isidro. Satisfacción de Manzanares por reencontrarse con su toreo, un embroque marca de la casa y una ligazón registrada, marca de la casa. Satisfacción de Sebastián Castella por la técnica y la variedad demostrada en el cuarto. Satisfacción del ganadero Victoriano del Río por traer de momento la corrida de la Feria. Satisfacción de un público que ha colgado el "no hay billetes" y que por fin ha disfrutado de un espectáculo completo por parte de todos. Colmado ese sentimiento de bienestar y placer que se tiene cuando se ha cumplido un deseo y una necesidad. ¡Bendita necesidad!

El sábado pasado por la noche nos fuimos todos a casa con una sensación de tristeza por no haber podido disfrutar de la corrida del año, aunque fuera por la expectación creada. Me estuve preguntando durante horas...¿cómo se puede levantar eso psicologicamente?. Si yo estaba triste, Talavante estaría hundido. Hay que ser muy fuerte mentalmente para levantarte y por ello hoy más que nunca, Talavante necesitaba la faena al tercero de la tarde. Artillero se une a una lista que le ha hecho tocar el cielo de Madrid en cuatro ocasiones. Un toro manso en el caballo que despertó en banderillas, dejando en no muy buen lugar a la cuadrilla del extremeño, y maduró en la muleta. Comenzó por estatuarios, y a por naturales. El toro le indicó donde quería ser toreado y a las rayas del tercio del cuatro que se fue. El toro quería rajarse pero antes había que hacer faena de dos orejas. Confianza en sí mismo y se abandonó. Tanto que le perdió la cara y fue volteado sin consecuencias. Noble embestida de Artillero y final de cercanías culminando con un estoconazo. De estar en el subsuelo de Madrid el pasado sábado, por donde pasan las líneas dos y cinco del metro con parada en Las Ventas, a tocar el cielo. Eso es la grandeza del toreo y la grandeza de la fuerza de Talavante.

En el último de la tarde no pudo más que estar y aguantar delante ante un toro que se revolvía al natural y que no funcionaba tampoco por la derecha. En banderillas prendió feamente a Valentín Luján que pasó directamente a enfermería. Tocaba abreviar y abrir la Puerta Grande. Para los que tenían dudas sobre si la tarde del sábado le pesaría la temporada, yo soy uno de ellos, Talavante se ha encargado de cerrarnos la boca a base de torería y fuerza.

Necesitaba Castella, triunfador del pasado San Isidro, reencontrarse con su plaza. Para ello le tuvo que ver las orejas al lobo cuando salió en el cuarto y sus compañeros de terna ya llevaban una y dos orejas en el esportón. Salió el Castella triunfador y frío que transmite. A los medios para pegarle dos cambiados de escalofrío, bien hilvanados con dos de pecho y varias trincherillas. Le dio distancias y toreó naturales de recorrido que llegaron con fuerza a los tendidos. Un Castella muy técnico y haciendo uso de las suertes del toreo, además de derechazos y naturales, que para eso están.  A pesar de que necesitó de un descabello, tenía la oreja asegurada. De la faena al primero de la tarde destacaremos a un banderillero, así que imagínense. Torero tercio de banderillas de Javier Ambel que ya destacó en la corrida del patrón. El toro se lastimó de la mano izquierda y no aguantó ni un muletazo, así que el francés fue a por el estoque sin miramientos. La gente olvida muy rápido las cosas buenas, no tanto las malas. Aunque Castella el pasado año dejó su sangre y su torería en el ruedo venteño, necesitaba de una tarde así para seguir reafirmando la fe en Castella.

Otro que necesitaba (perdonen que repita tanto el verbo necesitar pero es que lo necesitábamos) un triunfo así era Manzanares. Tras su discreta actuación en Valencia y su light encerrona de Sevilla, hoy en Las Ventas se ha reecontrado consigo mismo. Transmitió ante un noble ejemplar aunque una parte de la plaza venga de antemano con el ¡miauuu! y los pitos de casa para el alicantino. Soberbia tanda de Manzanares por el pitón derecho y haciendo fácil lo que no es. Esa ligazón que consigue es especial, esa estética toreando es grandiosa y esa manera de entrar a matar recibiendo es única. Aguantó demasiado el de Victoriano en pie pero tuvo paciencia para esperar y cortarle una oreja con fuerza a otro extraordinario de Victoriano del Río. No lo fue tanto su hermano que salió en quinto lugar y que echaba la cara arriba en cada  muletazo. Toro deslucido y para que contar más.

Necesitábamos los aficionados una tarde así para que nos de fuerzas y poder continuar con este periplo de San Isidro y Arte y Cultura de las que nos quedan otras quince tardes por delante. Hoy salimos con ánimo de afrontarlas.

Por cierto antes de acabar, en el tablón de anuncios de la plaza se ha publicado un puesto de trabajo. "URGE- Se necesita francotirador con pelotas de goma para apaciguar al irrespetuoso hombre de edad avanzada que berrea cuando los matadores van a entrar a matar. Se paga a comisión de aciertos proyectados."

 

Ficha del festejo:

Plaza de Toros Monumental de Las Ventas. Lleno de no hay billetes. Tarde agradable con mucho viento. Toros de Victoriano del Río para:

Sebastián Castella: silencio y oreja tras aviso

José María Manzanares: oreja tras aviso y silencio

Alejandro Talavante: dos orejas y silencio

INCIDENCIAS:

Valentín Luján pasa a la enfermería donde está siendo operado por el doctor García Padrós.

Noticias Relacionadas
Apartado de Correos 262
CP: 37080 (Salamanca)
Email: redaccion@burladero.com
Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Tel. Administración: 911 412 917 ext.2
Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.com
Powered by